Teno Sinovitis Estenosante Crónica - Dedo en Resorte.

El dedo en resorte es también conocido como teno sinovitis estenosante crónica o Dedo en Gatillo.

Se trata de una enfermedad crónica y progresiva de la mano (Tenosinovitis Estenosante), la cual se caracteriza por la presencia de un “chasquido” o fenómeno en “resorte” durante la flexión y extensión digital.

Del examen del paciente se destaca la presencia de un Nódulo (o tumoración) en la palma de la mano. Este Nódulo suele encontrarse a nivel del pliegue palmar distal de la palma de la mano y se moviliza con la flexo-extensión del dedo.

En lo Funcional el paciente también puede referir dolor, sensación de atrapamiento (lo cual sule ser predominantemente en la mañana) o dificultad en extensión del dedo, incluso el dedo puede quedar atrapado en la flexión y en casos severos se puede producir incluso rigidez articular.

Destacamos la frecuente asociación de esta patología con el Síndrome de Túnel Carpiano dada su base etiopatogénica similar.

Suele verse mayormente en Mujeres, con una diferencia de 6 a 1 en relación a los hombres.

Asimismo, se ha reconocido una asociación con algunos trabajos, especialmente los que requieren realizar fuerza en forma continua, repetitiva y con la mano y dedos en flexión, afectar la mano dominante, y tener un pico de incidencia entre los 55-60 años.

Es una enfermedad que suele ser primaria, es decir no asociada a ninguna patología desencadenante. Pero también puede ser secundaria a algunas patologías reumatológicas de fondo como la Artritis Reumatoide, la gota, diabetes, la Insuficiencia renal crónica, enfermedades por depósitos de cristales, etc.

En la Etiología de la Tenosinovitis estenosante no se encuentra un solo factor determinante, reconociéndose una influencia multifactorial, en un terreno predisponente.

Entre los factores reconocidos se encuentra, el micro traumatismo repetido entre el tendón flexor y la polea A1, es decir la fricción continua del tendón y del sistema retinacular.

Ello determina un disbalance entre los tendones flexores y su sistema retinacular, lo que lleva a un atrapamiento progresivo del tendón en un conducto cada vez más estrecho e inextensible para su pasaje.

Este atrapamiento se da principalmente en la entrada del tendón a su corredera osteofibrosa, y el sitio de menor volumen es la Polea A1, es allí donde se percibe el “chasquido” por el fenómeno en resorte.

En cuanto al tratamiento, sus objetivos son la recuperación anatómica y funcional de la mano del paciente. Con la liberación del tendón flexor, permitiendo así la libre flexo-extensión digital.

En cuanto a la Indicación Quirúrgica, suele plantearse frente a un atrapamiento reiterado, o frente a repercusión funcional, laboral y/o dolor asociado. El mismo es sencillo, suele realizarse como cirugía ambulatoria, siendo muy efectivo, con baja recidiva y con rápida reinserción laboral.

Pero también puede plantearse de primera elección y en primera instancia el tratamiento Conservador Médico-fisiátrico. Este suele realizarse frente a cuadros de corta evolución, que afectan un solo dedo y principalmente que no determinen una repercusión funcional al paciente. Consiste en el reposo manual, la Infiltración local con corticoides, antiinflamatorios sistémicos e inmovilización digital y manual con ferulizaciones.

El Procedimiento quirúrgico se realiza En Sala de operaciones con Anestesia Local o con anestesia local monitorizada por anestesista. Es un procedimiento de 15 a 30 minutos aproximadamente.

Se utiliza la colocación de manguito neumático para lograr isquemia, lo cual facilita el procedimiento y minimiza las complicaciones. Habitualmente se utilizan abordajes cutáneos pequeños de 2-3 cm para lograr la liberación de los tendones flexores mediante la sección de la polea A1. Durante la técnica quirúrgica es vital el proteger y no lesionar los paquetes vasculo nerviosos colaterales y digitales, así como no lesionar la polea A2.

En algunos casos puntuales puede plantearse la liberación tendinosa, mediante la sección percutánea de la Polea A1 en consultorio. Este es un procedimiento indicado para casos puntuales, poco evolucionados y requiere una amplia curva de aprendizaje.

Dentro de las Complicaciones del tratamiento Quirúrgico mencionamos la Hemorragia, hematoma, dehiscencia de la herida, la fistula sinovial, lesión tendinosa, lesión nerviosa, cuerda de arco por lesión de polea A2. Como complicaciones tardías mencionamos las bridas entre los cabos de poleas, adherencias tendinosas, recidiva, dolor cicatrizal.



Volver

Contáctenos

091-244-191

Mensaje enviado exitosamente, en breve te responderemos